sábado, abril 17, 2021

La pesca ilegal, un tema pendiente en RD

En 2015, la Comisión General de Pesca del Mediterráneo de la FAO propuso que se pusiera en marcha una iniciativa para declarar un Día Internacional de la Lucha contra la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada.

El Comité de Pesca respaldó la propuesta de declarar el 5 de junio como Día Internacional contra este flagelo. La fecha refleja el día en que el Acuerdo sobre las Medidas del Estado Rector del Puerto entró oficialmente en vigor como tratado internacional que marca un acontecimiento histórico, debido a que es el primer instrumento internacional jurídicamente vinculante dedicado específicamente a la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, según las informaciones de las Naciones Unidas.

El año anterior, la República Dominicana, promovida desde el Consejo Dominicano de Pesca y Acuicultura  (Codopesca), avanzaba en el proceso de formalizar su adhesión al Acuerdo sobre las Medidas del Estado Rector del Puerto (AMERP) destinadas a prevenir y eliminar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada en el país.

El Acuerdo, promovido por la FAO a nivel mundial, tiene como objetivo evitar que las embarcaciones que han practicado la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) o actividades brindándole apoyo, utilicen los puertos para descargar sus capturas o acceder a reabastecimiento y servicios portuarios. El AMERP es considerado por la comunidad internacional como el medio más rentable y potente para hacer frente a la pesca INDNR.

“Este Acuerdo se encuentra bajo consideración de las autoridades competentes, las cuales han manifestado su intención de formalizar la adhesión y han encaminado el proceso nacional para que el país sea Parte de este convenio internacional en el futuro próximo”, aseguró Carmelo Gallardo, Representante de la FAO. Sin embargo, al día de hoy, República Dominicana aún no se encuentra en la lista de los Estados que forman parte de este acuerdo. (Ver lista aquí)

El pescado se ha convertido en un importante producto para conseguir la seguridad alimentaria por el crecimiento constante de la población y del hambre. A pesar de que la pesca proporciona una fuente vital de alimentos, trabajo, ocio, comercio y bienestar económico a lo largo del globo, los esfuerzos de la comunidad internacional para asegurar la pesca sostenible se ven amenazados por actividades pesqueras ilegales, no declaradas y no reglamentadas.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada es responsable de la pérdida de 11 a 26 millones de toneladas anuales de pescado, lo que equivale a un valor económico estimado de 10 a 23 miles de millones de dólares. Para reducir este impacto, la Meta 4 del Objetivo 14 de La Agenda del Desarrollo Sostenible adoptada en 2015 por la Asamblea General de la ONU, apremia a la comunidad internacional a «regular eficazmente la explotación pesquera y poner fin a la pesca excesiva, ilegal, no declarada y no regulada y a las prácticas pesqueras destructivas» para el 2020.

En República Dominicana están impuestas varias temporadas de veda. La pesca, posesión y el consumo de las siguientes especies marinas está prohibida por ley durante estos períodos de tiempo designados:

Langosta: 1 de marzo – 30 de junio
Cangrejo: 1 de marzo – 30 de junio
Concha (localmente conocido como Lambí): Julio 1- Oct 31

Esto también significa que estas especies no deben estar disponibles para la venta ni servirse en establecimientos de comida, mercados u otros lugares comerciales durante los meses de veda.

La pesca de peces loro y tiburones está estrictamente prohibida en todo momento, durante todo el año. La violación de estas leyes resultará en fuertes multas y encarcelamiento.

El sector pesquero dominicano contribuye a la economía del país principalmente a través de la creación de fuentes de empleo y la formación de la oferta de alimentos, con un impacto significativo para la seguridad alimentaria y nutricional de las poblaciones costeras y rurales.

Sin embargo, de acuerdo a informes de la FAO, el consumo aparente de pescado per cápita al año 2013 alcanzó 8.09 kilogramos, cifra por debajo del consumo de otras carnes como el pollo (27.56), res (9.88) y cerdo (9.51).